Ir al mercado en un país extranjero siempre puede ser una experiencia enriquecedora en muchos sentidos, no solo por tener la oportunidad de conocer una serie de alimentos diferentes a los de nuestro país sino por el comportamiento de los tenderos y de los clientes, la forma de presentar los productos y toda una serie de estímulos sensoriales embriagadores. Por eso hoy os queremos mostrar algunos tipos de mercados japoneses simbólicos, porque seguramente no podremos coger un avión todo lo que querríamos, pero cuando probamos o leemos algo distinto de nuestra cultura, es como si estuviéramos viajando sin movernos de lugar.

Mercado de Tsukiji

No podíamos empezar este post sin hablar del probablemente más famoso mercado de Japón, el Tsukiji o mercado de pescado. Situado en Tokio, este lugar es mundialmente conocido no solo por la venta sino por las famosas subastas de pescado de madrugada.

Mercado Nishiki

En Kioto también pueden presumir de mercado, y además, por estar exclusivamente relacionado con la alimentación. Lo llaman también “la cocina de Kyoto” y destaca especialmente por la proximidad de sus productos. En las cinco manzanas que ocupa esta gran superficie, podréis encontrar un variado surtido de alimentos, puestos de degustación y también utensilios de cocina.

Ameyayokocho

También en Kioto, este antiguo mercado ha sido durante los años más duros para el país el foco de trueque y actividad comercial clandestina. Situado al aire libre, podréis encontrar desde algas y productos marinos a ropa, cosmética y accesorios. Además, tiene una de las mayores concentraciones de negocios con productos chinos, lo que hace que el ambiente recuerde un poco al estilo mandarín.

En Robata también somos unos enamorados de los mercados nipones. Tanto es así, que uno de los espacios de nuestro restaurante japonés en Barcelona se llama precisamente así, “El Mercado”, porque además de tener expuestas algunas materias primas de la mejor calidad, se puede ver la cocina abierta de Robata. ¿Te apuntamos una reserva?