“Haha-no-hi” no es una forma de reír

Esta frasecilla que nos puede sonar como una hilarante onomatopeya es en realidad algo bien diferente. Es una felicitación, y no una cualquiera, sino la que los niños y niñas les dicen a sus madres al despertarse el segundo domingo de Mayo, el Día de la Madre. Una semana más tarde que en España, los japoneses también celebran este día, que tiene su origen durante la época Showa (que comprende desde el 1926 al 1989), cuando se celebraba el cumpleaños de la Emperatriz Kojun por esas fechas. A su vez, Sin embargo, y como muchas otras festividades adaptadas, la influencia cristiana de principios de siglo XX tendría mucho que ver.

dia de las madres japon

¿Postales y flores?

Pues sí, hay que decir que en eso no distan mucho los regalos que se hacen a las madres japonesas o españolas: chocolates, postales, flores… Aunque hay algunas variaciones. Sigue leyendo para conocerlas:

  • Es muy típico que los niños (con la ayuda de los padres, claro ;)) regalen a sus madres kimonos de seda de colores rojos y rosas.
  • El clavel es la flor por excelencia del Día de la Madre en Japón, en especial los de color rosas, rojos y amarillos. Es una flor muy femenina que significa dulzura, pureza y persistencia.
  • Muñecas tradicionales japonesas. Son figuritas normalmente pequeñitas de carácter decorativo, vestidas con atuendos típicos, que suelen usarse como amuletos de la suerte. También tiene un festival dedicado a ellas, pero esa ya es otra historia que no viene al caso.

¿Qué se come en el Día de la Madre Japonés?

Por supuesto, siempre que hay una festividad en Japón también hay una serie de platos asociados a ella. En esta ocasión encontraremos:

  • Sopa miso
  • Tamagoyaki (un tipo de tortilla más gruesa de lo normal con sabor dulce)
  • Chawanmunshi (un aperitivo de textura y sabor similar a las natillas)
  • Nimono (estofado que varía en cada cocina)
  • Shiroza, sake dulce de color blanco para acompañar.

Y de postre…

  • Hishimochi: Pastel de arroz con forma de rombo habitualmente de tres colores: rosa, blanco y verde.
  • Hina-arare: pequeñas bolas de arroz azucaradas de colorines.

Si estáis cansados de regalarle lo clásico a vuestras madre… podéis pasaros al estilo nipón e innovar un poco con los obsequios, ¿no creéis?

“Haha-no-hi” no es una forma de reír
¿Qué te ha parecido?